miércoles, 16 de febrero de 2011

El Pan y sus tradiciones

En nuestro país existen variedades de pan. En fechas importantes y tradicionales se elaboran algunos tipos diferentes, muestra de ello son los múltiples ceremoniales que están en nuestra cultura popular tales como: rosca de reyes, empanadas de vigilia, pan de muerto, pan de hule y buñuelos.

ROSCA DE REYES

El 6 de enero a la hora de la cena se acostumbra a “partir la rosca de reyes”, ésta varía de tamaño según el número de comensales que la van a degustar. Para su elaboración se utilizan algunos ingredientes como la harina de trigo, levadura, huevo, mantequilla, azúcar, entre otros, y se decora con trozos de fruta cristalizada como el higo, cereza, acitrón (verde, rojo, amarillo).

Antes de decorarla, al interior de la masa son colocados los muñecos alusivos a Jesucristo ya sean de porcelana o plástico (estos simbolizan que el niño tuvo que ser escondido y protegido de acuerdo a los relatos Bíblicos).

“Se piensa que la rosca simboliza el cielo, la perfección y la eternidad”.

La tradición de partir la rosca de reyes, es que cuando la gente parte su rebanada y le sale el muñeco, tiene la obligación de ofrecer tamales en su casa el día 2 de febrero, a lo que se conoce como el Día de la Candelaria.

EMPANADAS DE VIGILIA

En época de cuaresma es frecuente encontrar estas famosas empanadas, las cuales se preparan con harina de trigo y se rellenan con pescado desmenuzado; aderezado de jitomate, cebolla, aceituna verde y rajas de chile serrano.

Como sabemos, la Vigilia tiene una duración de 40 días y es la fecha donde se prepara la Pascua, cuyo inicio es el Miércoles de Ceniza y finaliza el Sábado de Gloria o Sábado Santo.

En esta época, es costumbre de los mexicanos abstenerse de comer carne roja. Según la tradición, sólo se puede consumir pescado, porque el pez simboliza a Cristo por las 5 letras que forman la palabra griega: “ICHTHYS que significa pez, constituye las iniciales de I- esus CH- ristus TIT- eou Y- ios S- oter; lo que significa; JESUCRISTO, HIJO DE DIOS SALVADOR”.

PAN DE MUERTO

Se tiene por costumbre celebrar a los muertos. Desde la época prehispánica, la muerte era incluida en todo ritual religioso. La gente que fallecía era motivo de homenaje para el pueblo por todo lo bueno que hacía. Como parte del ritual les ofrecían la comida que más les gustaba durante determinado tiempo.

En esa época, una princesa era ofrecida a los dioses. Su corazón, aún latiendo, se introducía en una olla con amaranto para morderlo, posteriormente en señal de agradecimiento a un Dios.

Los Españoles, al no consentir este tipo de sacrificios, elaboraron un pan de trigo en forma de corazón con azúcar que pintaban de color rojo. Con esto, simulaban la sangre de la doncella y es así como surge el pan de muerto.

En cada región, el pan de muerto tiene sus variantes. En la Ciudad de México tiene forma semiesférica, está adornado con 4 canillas (llaves) que tienen como significado la muerte y se espolvorea de azúcar blanca.

Los ingredientes básicos son harina de trigo, manteca, agua de azahar y ralladura de naranja, entre otros.

PAN DE HULE

Por su textura esponjada, por el característico brillo de su superficie color café oscuro y por las diversas formas que adopta, los expertos en pan lo han clasificado como “pan de hule”.

En algunas ofrendas nos encontraremos con este tipo de pan. Sin embargo, los podemos ver más en las fiestas patronales. Sus variedades pueden ser en el relleno de nuez, o que estén espolvoreados con ajonjolí o al natural.

Cada colonia de la ciudad posee una iglesia, y cada una de ésta posee un Santo Patrono. Los trabajadores de cada iglesia se encargan de festejar a su Santo.

En estas fiestas es donde podemos encontrar este tipo de pan, el cual se caracteriza por llevar en la superficie dedicatorias o adornos tales como “para mi suegra, mamá te amo, para mi novio, entre otras leyendas”. La gente lo compra como símbolo de cariño a sus seres queridos.

BUÑUELOS

Ligada a las Fiestas Patronales, encontramos afuera de las iglesias el famoso “buñuelo”. Durante estos días de celebración, se pueden observar a mujeres que instalan su puesto y encima de éste ponen su cesto lleno de deliciosos buñuelos que degustan las familias. Están espolvoreados con azúcar y si la gente quiere endulzarlos más, pueden hacerlo vertiendo en su superficie o remojando el buñuelo en un utensilio lleno de miel de piloncillo y tejocote.

El buñuelo es elaborado con harina de trigo, tequesquite, manteca, canela y maíz.











Chef Mary Paz Martínez Krauss

Chef Instructora del Campus Condesa

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada