jueves, 13 de septiembre de 2012

Del otro lado de la cocina

Los ojos del mundo se han volcado sobre la historia de los chefs y la genealogía de los platillos, pero es momento en que miremos más allá, en que reflexionemos sobre el  resto de los factores que involucran el éxito de un restaurante, que pensemos también en el SERVICIO, ya que muy pocas veces nos ponemos a reflexionar sobre las condiciones que rigen el éxito del todo.

Una de las cosas que sin duda debe romperse es la eterna guerra entre  blancos y negros, (cocina y servicio). El éxito es producto de un equipo, todo en armonía. Nosotros como establecimiento de A y B transmitimos y reflejamos lo que hay detrás de nuestro negocio.  En una obra de teatro la gente aplaude a los actores, pero el elenco no sólo lo hacen las personas que actúan o cantan sino que tras bambalinas está el personal de luz, audio, limpieza, maquillistas, etc. Es así como los comensales nos ven, el agradecimiento o el halago que hacen cuando se retiran es para todos sin excepción alguna.

VALORES AGREGADOS
 “La excelencia de la cocina y el servicio no es un trabajo relámpago”
El chef cautiva con sus innumerables creaciones, que pretenden inspirar y enamorar al cliente, pero para que el comensal realmente salga conquistado, se pretende envolverlo con  ciertos pasos, técnicas y  procedimientos y es aquí donde el gerente y el equipo que lo respalda deben atraer  por completo al cliente, cumpliendo los derechos y obligaciones que tenemos hacía él,  que desde que llega al restaurante hasta que se retire se sienta en una atmósfera que logre cautivarlo.

Los méritos que se logran en un restaurante no son mérito de una sola persona. Siempre debe recalcarse que es algo que ganan todos en conjunto. La gente solo puede ser efectiva si se siente y sabe que es parte del conjunto, es la única manera en que puede hacer feliz a los comensales.
Es obligación de cualquier restaurante respetar los derechos del comensal, con un servicio de calidad, que se caracterice por una atención personalizada, eficiente, amable y puntual.

TIEMPO DE REFLEXIONES
La sonrisa es un medio de comunicación que hace que los comensales sin duda puedan sentirse cómodos, pero no sólo basta ser simpático, la gente debe capacitarse con experiencia y certificación que avalen un logro insuperable para atraer clientes. No puedes ser médico de la noche a la mañana.
 “Un buen servicio es cuando no se siente la presencia del mesero, pero no hace falta nada en la mesa”

EL OBJETIVO PRINCIPAL DE COCINA Y SERVICIO EN DEFINITIVA ES SATISFACER LAS NECESIDADES DEL CLIENTE.











Lic. Sandra Paredes Rivera
Gerente de Serivcio Restaurante Monte Cervino Campus Condesa




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada