miércoles, 9 de mayo de 2012

Comida Chatarra

Es bien sabido que la mayoría de los mexicanos prefieren alimentarse de tortas, hamburguesas, tacos, hot dogs, nachos con queso y todo lo relacionado con la famosa comida chatarra.

La comida chatarra es una alimentación que se usa para describir los alimentos con poca cantidad de los nutrientes que el cuerpo necesita y con un alto contenido de grasa, azúcar y sal, elementos que el cuerpo puede obtener en exceso con mucha facilidad.

El problema es que con pocas o nada de proteínas, vitaminas, minerales y fibras, las creaciones chatarra no sólo no nutren sino que, además, incorporan una larga lista de aditivos químicos que estabilizan, conservan y engañan el paladar y la vista.

También se le llama alimento basura pues la proporción de nutrientes que ofrecen pensados para gustar y vender no es la adecuada, ya que liberan mucha energía, debido a su alta proporción de carbohidratos (Hidratos de Carbono, glúcidos o almidones) que aportan escasos nutrientes, proteínas, vitaminas y lípidos de alto valor nutritivo. Sí, nadie dice que la comida chatarra no sea deliciosa, pero la gente debe ponerse a pensar el daño que le hace ingerirla en exceso e inclusive, hacerla parte de su alimentación habitual.

La gente que consume comida chatarra daña mucho su apariencia física porque su cuerpo empieza a sentir cambios en la cadera, piernas, abdomen; que son los lugares en los que más se concentra la grasa que se genera por llevar este tipo de alimentación. Ya en términos de salud, el alto contenido de polisacáridos de fácil digestión que tienen en estos alimentos, provoca un alza en el nivel de glucosa en sangre, generando una satisfacción momentánea de la sensación de hambre, misma que no perdura mucho tiempo, porque al poco rato de haberla consumido, regresa la sensación de hambre.

En la vida de un individuo puede decirse que una porción de comida chatarra dos o tres veces a la semana no guarda relación con un posible deterioro de la salud, pero en los números que arrojan estadísticas de la Secretaría de Salud, se revela que los alimentos chatarra consumidos en exceso, provocan obesidad en niños y adultos. Todos saben que la comida chatarra no es buena, sin embargo, la siguen consumiendo.

Pero además de los daños físicos y de salud que provoca la comida chatarra, investigadores de la Universidad de Maryland han encontrado una relación entre la depresión y la comida rápida. En dicha investigación, las mujeres con síntomas depresivos se alimentaban de comida rápida más a menudo que las mujeres que no tenían síntomas de depresión.

Este tema podría llevarnos varias líneas más, pero sólo busca hacer conciencia de que los seres vivos deben llevar una alimentación saludable para poder gozar de buena salud, de bonito aspecto y de un muy buen humor.

No se pretende que la gente deje de comer alimentos chatarra, sino que los consuma con medida y sobretodo, que no los haga parte de su alimentación habitual, porque si lo hace, sólo tendrá los problemas descritos con anterioridad. No hay que dejar de comer, sino hay que aprender a hacerlo.













Mary Paz Martínez Krausse
Chef de Cocinas de Aprendizaje 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada